Maickel Melamed

Maickel Melamed. Si lo sueñas... Haz que pase!

Para el mundo de los corredores, el nombre de Maikel Melamed es sinónimo de esfuerzo y tenacidad.

Para ti que quizás no haces este deporte , su historia, luego de leerla hará que te pares del sillón y hagas aquello que siempre pensaste podrías hacer pero no lo has intentado en serio.

Maikel nació en 1975, y tras un parto sumamente difícil, en el cual el cordón umbilical casi le asfixia, se le diagnosticó con un retraso motor. Sus sistema nervioso quedó afectado, y sus músculos afectados en la forma de poder moverse adecuadamente.

Sin embargo, ya desde su nacimiento, tanto él como su familia decidieron que la lucha apenas comenzaba, y que esto no iba a ser una limitación.

Pasados los años, se gradúa de Economista en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Venezuela. Dónde no sólo fue un estudiante más, fue un líder estudiantil.

Luego marcha a Inlgaterra, con la excusa de estudiar inglés, pero más como una experiencia de vida. De valerse por sí mismo. Y al llegar de vuelta a Venezuela, no ejerce su carrera, sino que lo que sería su vocación de vida de ayudar a los demás lo lleva a participar en organizaciones comunales, y como asesor o coach de personas. Se gradúa de Psicoterapeuta Gestalt, y comienza una vida dedicada a romper paradigmas y metas deportivas.

Hace deportes extremos como el submarinismo, paracaidismo, y montañismo. Nada de su condición lo frena. Y decide que el atletismo sería su próximo reto.

New York, Miami, Boston, Berlín y Tokyo le han aplaudido. 15 o 16 horas no han obstáculos para terminar un maratón.

Personalmente, como corredor, tuve la oportunidad de correr el Medio Maratón de Miami en febrero de este año. Y casi a la hora y media de haber partido, tuve la oportunidad de pasar por su lado.

No puedo describir la emoción como ser humano, y como venezolano que sentí al pasar por su lado. Yo venía desde metros atrás sufriendo dolores por lo que sería una tendonitis de rodilla cuando le alcancé, e inmediatamente, mi dolor pasó a un segundo plano. Cómo era posible que yo haciendo medio maratón pudiera en mi mente quejarme de ese dolor, cuando Maikel, con su condición había arrancado en la partida a las 4:30 a.m., y estaba corriendo el maratón entero?.

Sentí un sacudón en mi espítitu, y desde ese día no me cuestiono si puedo o no hacer algo, sino cuándo y cómo lo terminaré.

Maickel Malamed

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)