Nutria

Nutria, guardián solitario de los ríos en México.

La nutria está en peligro de extinción, y es uno de los mamíferos más grandes que podemos encontrar en los ecosistemas acuáticos de México.

Graciosa en el agua, guarda sus territorios con mucho celo, hasta que el hombre llega a ellos.

La fragilidad de los ecosistemas donde vive la nutria hace frágil la mera existencia de la nutria. Esta necesita agua limpia y fresca, corriente constante, crustáceos y peces para alimentarse; y estos sitios cada vez son achicados por el avance de las poblaciones hacia las selvas y bosques donde se hallan. En México, las poblaciones y avistamientos de ella son comunes en Yucatán, Campeche, Chiapas y Tabasco, siempre cerca de zonas hidrológicas aisladas. En este sentido el carácter de la Nutria es retraído, parece ser y disfrutar de su soledad cual ermitaño de la montaña. Sólo se reúne con otras de su especie para aparearse, y la madre una vez tiene sus 3 crías en promedio, deja de amamantarlas al año, cada una se separa y busca su propio territorio.

De hábitos nocturnos, la nutria vive en refugios construidos a la orilla de los ríos, tanto con entradas submarinas a él, como desde tierra. También utiliza los accidentes geográficos y de la naturaleza como cuevas, o raíces de árboles en los manglares para refugiarse. Así mismo, aunque predominantemente caza en el agua, puede salir a tierra y cazar algún otro animal terrestre. En este sentido parece ser bastante adaptable, y quizás sea la razón del porqué están tan globalmente distribuida su especie a lo largo del planeta.

Generalmente las nutrias viven entre unos 8 a 15 años en libertad, sin embargo en cautiverio se ha podido evidenciar que vive hasta 25. Sin embargo, en libertad su existencia está amenazada no sólo por la reducción de su hábitat, sino por la caza de la que es objeto.

Es por ello que debemos apoyar la creación y mantenimiento de áreas protegidas donde puedan vivir y desarrollarse en paz. Los zoológicos tienen una función de educación y cuido de nutrias que han sido heridas o crías que han sido encontradas luego de la cacería de sus padres; pero y aprovechando la legislación reciente en Ciudad de México en la cual se han prohibido los animales en circos por su cuidado poco adecuado, queremos motivar a las autoridades a que apoyen la creación de nuevas zonas protegidas para esta y otras especies. Que los zoológicos sean las mismas zonas donde ellos viven, que podamos ver a los animales libres en su ambiente, que las estaciones de cuidado y reproducción estén en los parques nacionales, y que nuestros hijos vivan la naturaleza en contacto con ellas, y no a través de rejas, donde los animales ni se comportan como en realidad lo hacen, ni viven libres.

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)