contaminación acústica

La contaminación también puede ser acústica

La audición es un sentido que además de permitirnos escuchar los sonidos de la naturaleza, la buena música y las conversaciones interesantes, nos brinda otros elementos fundamentales a nuestro desarrollo, como lo es el equilibrio y la orientación.

Sin embargo, recibir sonidos a volúmenes altos tiene efectos negativos no sólo en en la salud humana.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) , lo recomendable es que nuestro oído percibe sonidos menores a 85 decibeles. La Fundación Melior de España afirma que el tráfico, la bocina de un automóvil, un taladro, el interior de una discoteca y el paso de un avión son sonidos que superan este límite permitido.

Asimismo, el organismo español asegura que entre las principales consecuencias de exponerse constantemente a sonidos altos están la pérdida de audición, problemas de comunicación, estrés , irritabilidad, aumento de frecuencia cardíaca, dolor de cabeza, falta de atención, problemas para conciliar el sueño , somnolencia diurna y cansancio.

Lo recomendable es evitar escuchar sonidos de alta intensidad, no obstante, en muchas ocasiones recibimos sonidos externos a nosotros y sufrimos el impacto de la contaminación acústica.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España (MAGRAMA) define a la contaminación acústica como la presencia de ruidos o vibraciones que implica molestia y daños a la salud de los seres vivos. Los habitantes de grandes ciudades son quienes suelen ser más afectados por este tipo de contaminación, debido a las congestiones viales, el trabajo de las fábricas y las zonas de esparcimiento, como bares y discotecas.

Algunas ideas para evitar la contaminación sonora.

  • Para prevenir los efectos del ruido, hay que alejarse de sonidos fuertes, escuchar música a niveles adecuados, utilizar tapones y elegir auriculares que se ajusten bien al oído.
  • En caso de asistir a eventos sociales, como fiestas y conciertos, lo ideal es tomar breves descansos alejándose de las fuentes de sonido.
  • Si viajas en avión, el constante e indeseable ruido de las turbinas puede llevar a personas con tinnitus a sufrir malestares mayores, por los que puedes comprar auriculares de ruido blanco, que anulan los niveles externos de ruido a niveles mínimos.
  • Si trabajas en ambientes industriales con mucho ruido ambiental como la construcción de edificios y fábricas, utiliza protectores para tus oídos que minimicen el exceso de sonido que te altera, sin poner en riesgo tu seguridad y atención al entorno.
  • Cuando escuches música en casa o veas TV, bájale un par de decibelios db a tu equipo. Acostúmbrate a niveles moderados de sonido y si es necesario, ayúdate con subtítulos.
  • Además, respecto al ruido vehicular, con pequeñas acciones, como evitar el uso del claxon, podemos ayudar a reducir la contaminación acústica.

Si tienes otros consejos para cuidar la audición, ¡compártelos con nosotros!

2X1BANNERA








5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)