leopardo de las nieves

El leopardo de las nieves, solitario, sigiloso y callado

Los leopardos de las nieves son uno de los gatos salvajes más bellos y místicos.

Una de las curiosidades que lo separan del resto de los grandes felinos como el tigre , es que no ruge.

Su fisonomía se ha adaptado a su entorno, lo cual lo hace un excelente cazador que se mimetiza con el ambiente que lo rodea.

Los leopardos de las nieves miden entre 86 y 125 cm (34 a 50 pulgadas) de largo sin incluir la cola. Estas tienen entre 80 y 105 cm (31 41 pulgadas) de largo y se cree que los ayudan a mantener el equilibrio, pero también los envuelven alrededor para mantenerse calientes.

Pesan entre 22 52 kilogramos (48 115 libras) , pero los machos serán alrededor de un tercio más grandes que las hembras.

Los leopardos de las nieves tienen pelaje largo y grueso, y su color base varía de gris ahumado a bronceado amarillento, con partes inferiores blanquecinas.

Tienen rosetones abiertos de gris oscuro a negro en sus cuerpos, con pequeñas manchas del mismo color en sus cabezas y manchas más grandes en sus patas y colas.

Sus ojos de color verde claro o gris, son algo inusual para los grandes felinos, que generalmente tienen ojos amarillos o dorados.

Los leopardos de las nieves tienen patas anchas y cubiertas de piel que actúan como raquetas de nieve naturales. Estos ayudan a distribuir su peso sobre la nieve suave y protegen las plantas del frío helado.

El fantasma de la montaña.

Los leopardos de las nieves son muy escasos en la geografía que ocupan. Se estima que entre 3.500 y 7.000 leopardos de las nieves se quedan en la naturaleza, con 600.700 en zoológicos de todo el mundo y otro tanto en manos de coleccionistas ilegales. De allí que hayan sido catalogados por la Unión Internacional para la Conservación en su libro rojo como “En Peligro de Extinción”.

Los leopardos de las nieves se encuentran en altitudes entre 3000 y 5,200 metros (9,800 y 17,000 pies) de las zonas montañosas de Asia Central, incluidas las montañas del Himalaya que ocupan desde Nepal, India, Pakistán, Mongolia, China, Afganistán a parte de Rusia.

A los leopardos de las nieves les gusta el terreno escarpado y rocoso, donde se mimetizan gracias a su camuflaje natural.

La panthera uncia, como también se le conoce, es un animal solitario, lo que significa que les gusta vivir solos. En los meses de verano, permanecen aislados en lo alto de las montañas, en los meses de invierno bajarán de las montañas y entrarán en los bosques.

La caza furtiva es su principal enemigo ante una reproducción lenta.

Los leopardos de las nieves se reproducen por primera vez alrededor de los 2 años y medio. Por lo general, 2 o 3 cachorros nacen en primavera o principios de verano en una guarida bien escondida forrada con el pelaje de la madre.

Los cachorros nacen ciegos y no ganan la vista hasta que tienen nueve días. Están completamente activos a los dos meses de edad y permanecen con su madre hasta que tienen 2 años.

Los leopardos de las nieves pueden matar presas que pesen hasta tres veces su propio peso corporal. Las principales presas de los leopardos de las nieves son el cabra montés, la oveja azul y el tahr del Himalaya; cualquiera de los cuales proporciona comida durante una semana.

Se sabe que algunos leopardos de las nieves saltan hasta 9 metros (30 pies) , es decir, 6 veces la longitud de su cuerpo; atacando a sus presas desde rocas de forma inesperada y sigilosa.

Es sumamente preocupante ver como su apariencia exótica, la cual resalta entre toda la familia de felinos, lo ha hecho objeto de la caza ilegal y coleccionistas que los trasladan por todo el mundo lejos de las temperaturas del hábitat a la que están acostumbrados y para los cuales la evolución los preparó por miles de años.

No apoyes el tráfico de animales exóticos, sean desde felinos hasta guacamayos . Los animales merecen vivir en libertad, y si deseas disfrutar de ellos, has ecoturismo a sus hábitats!

2X1BANNERA

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

De venta en Amazon.. Haz click en la imagen para comprar YA!

Loading…